Gasóleo C

Gasóleo C

Gasóleo C

Gasóleo C: qué es

El gasóleo C es un carburante que se usa estrictamente para la calefacción doméstica, agua caliente y máquinas de calor de uso industrial. Se conoce comúnmente como gasóleo de calefacción, y es el más económico de los tres tipos que existen en el mercado. Su uso no es recomendable para vehículos o embarcaciones, ya que su formulación no es apropiada para motores diésel y podríamos causar daños en el vehículo. Además, su uso en automóviles está prohibido en algunos países. La función de este tipo de gasoil no es otra que la de generar calor, y eso lo consigue gracias a su alto contenido de parafina.

Uso del gasóleo C

El gasóleo C es un combustible que más poder calorífico tiene. Hoy en día el gasóleo C es un producto tan refinado y limpio como el gasóleo A o el B, siendo el más adecuado de los tres para producir calor. Su uso como carburante está desaconsejado, ya que la formulación del gasóleo C no está pensada para los motores, sino para las calderas, además está prohibido dicho uso por la legislación en muchos países.

El gasóleo C es más barato que los otros tipos de gasóleo. El gasóleo C está específicamente concebido para su uso en calderas de calefacción o equipos de producción de calor. Es más, su uso está terminantemente prohibido para coches o embarcaciones. Tiene muchas más impurezas que los gasóleos A y B. Su alto contenido en parafina produce un alto poder calorífico. Está específicamente concebido para proporcionar calor.

El gasóleo C es el que se usa, fundamentalmente, en las calefacciones y en los motores de uso industrial. Al igual que el B, a este gasóleo también se le puede aplicar un tipo impositivo reducido, al considerarse su utilización de primera necesidad para que las personas no pasen frío y también para fomentar la actividad industrial.

El gasóleo C se utiliza únicamente para la producción de calor. Las calderas y estufas de calefacción funcionan con combustible natural, la biomasa o con gasóleo C.

5 razones para usar gasóleo tipo C

  • Porque tiene más poder calorífico que el resto de gasóleos, ya que contiene más parafinas.
  • Por ahorro, ya que estas parafinas dan más poder calorífico y ayudan a minimizar el consumo de producto.
  • Para reducir las emisiones contaminantes, ya que se reduce el consumo, al tener la densidad superior al resto de gasóleos.
  • Por seguridad, ya que el punto de inflamación es superior a los 60ºC.
  • Por la economía de la instalación. Ya que es inferior a otros combustibles, no tiene unas normas de instalación especiales, no son necesarias cuotas, ni alquileres de contadores mensuales, etc.

La completa satisfacción de nuestros clientes es el verdadero secreto del continuo crecimiento de Gasóleos Baymar. De nada nos serviría ofrecer un gasoil barato si nuestro servicio de reparto no fuera de la mejor calidad, logrando así mantener la lealtad de los clientes. Te animamos a preferirnos como tu proveedor de gasóleo C en tu calefacción doméstica. Así, no sólo tu caldera sino también tu bolsillo se verán beneficiados.

No Hay Comentarios

Publicar un comentario