LAS VENTAJAS DEL GASÓLEO PARA CALEFACCIÓN

LAS VENTAJAS DEL GASÓLEO PARA CALEFACCIÓN

El uso del gasóleo C para calefacción en el hogar es el más extendido en Europa, esto se debe a las ventajas que ofrece este combustible frente a otros como el gas natural, menos seguro y más costoso.

La eficiencia del gasóleo para la calefacción y el agua caliente en viviendas unifamiliares, instalaciones deportivas o locales industriales es sólo una de las muchas ventajas que ofrece este hidrocarburo.

El gasóleo para calefacción ofrece a los usuarios una gran seguridad, ya que requiere temperaturas superiores a 60º C para alcanzar su punto de inflamación, a diferencia de otras energías que pueden ser inflamables a cualquier temperatura.

Una de las principales ventajas del uso de gasóleo C para calefacción es el ahorro que supone frente a la instalación de otros sistemas de combustión, como el gas natural, que requieren grandes reformas para garantizar la seguridad (sistema de detección de gas, ventilación forzada, etc).

El mercado del gasóleo para calefacción es el único completamente libre, lo que permite al usuario comparar distintos precios y distribuidores que se adapten mejor a sus necesidades, frente al monopolio de otros combustibles.

La instalación del conjunto de caldera o quemador necesaria para el uso de gasóleo C tiene además un coste más bajo, aproximadamente entre un 10% y 25% menos que para el gas natural. Además este sistema de combustión no incluye costes fijos en concepto de alquiler de contador, por ejemplo, se paga por lo que se consume.

Debido a la gran seguridad que ofrece el gasóleo para calefacción, su instalación requiere menos gastos de mantenimiento ya que las revisiones necesarias son menos frecuentes y más sencillas. Por último, la eficiencia del gasóleo C llega actualmente a niveles de rendimiento cercanos al 100%, consiguiendo la mayor satisfacción para el usuario con un considerable ahorro.

No Hay Comentarios

Publicar un comentario