CUÁNDO DEBEMOS PURGAR LOS RADIADORES DE GASOIL PARA CALEFACCIÓN

CUÁNDO DEBEMOS PURGAR LOS RADIADORES DE GASOIL PARA CALEFACCIÓN

El objetivo de purgar los radiadores es sacar el aire que se acumula en su interior de modo que no se interrumpa la circulación de los fluidos y pueda mejorar su rendimiento durante toda la temporada de frío. Si se realiza correctamente, la limpieza a fondo del radiador de gasoil mejora el rendimiento de la calefacción y reduce el consumo de energía.

Antes de empezar, debemos tener en cuenta si nuestro radiador es automático o manual. Si es automático, estamos de enhorabuena: no necesitamos realizar la purga porque él solo la hará. En cambio, si es un radiador manual, debemos ponernos manos a la obra. Un gran indicador de que nuestro radiador de gasoil necesita una limpieza a fondo es comprobar si emite un ruido de gorgoteo.

Debemos purgar todos radiadores de la casa al inicio de la época de frío, antes de encender la calefacción por primera vez tras el verano, y es aconsejable hacerlo de arriba hacia abajo si la vivienda tiene varias plantas, o bien desde el más próximo a la caldera hasta el más lejano. Y, obviamente, el aparato debe estar frío, es decir, desenchufado, y también se recomienda cerrar la llave de paso de agua al radiador.

Para comenzar a purgar los radiadores, se debe poner un recipiente en el suelo antes de nada para recoger el agua que va a gotear. Después, giraremos el tornillo de la válvula de purgado con un destornillador. Hay que mantener la rotación hasta que se desinfle la bolsa de aire que hay dentro y solo salga agua. Ahora volveremos a girar el tornillo hasta cerrar el purgador. Cuando hayas terminado, comprueba que la presión de la caldera indica entre 1,50 y 2 bares. Sino, deberás rellenar la caldera de agua hasta conseguir la medida necesaria para que no se pare.

Se trata de un proceso que, aunque sencilla, se debe hacer con mucho cuidado para no estropear el radiador de gasoil ni el circuito de calefacción.

No Hay Comentarios

Publicar un comentario